Vas a Bucear?

Alquileres

Excursiones

 
El Clima  
Póliza de Seguros  

Cursos!

Cursos de buceo

La Operadora

 
Gana 50.000 Bs. !  
Otros Cursos  

Pásala bien !

Humor

Galería de Fotos

 
Cuentos "der fondo   
Hablan los Expertos  

De Compras ?

Tienda "On-Line"

Equipos Usados

 
Equipos Extraviados  
Libros y Música  

Servicios

REGÍSTRATE

Ordene Ya!

 
Foto-Revelado  
Mantenimiento  

Buscas Algo?

 

LA PARED

Guácharo

Cap I | Cap II | Cap III | Cap IV | Cap V | Cap VI | Cap VII | FINAL

Las aguas azules del Caribe brillan en este día soleado, uno a uno los buzos van entrando desde la orilla de Karpata en Bonaire. Todos tienen su equipo chequeado, y la mayoría ataviados con wetsuits muy coloridos para protegerlos de los corales.

Una joven Divemaster es la guía de la inmersión, los otros nueve van de placer. Después de reunirlos a todos en superficie y asegurarse que todos tienen el regulador en la boca, hace la señal de Ok y comienza la inmersión.

Abajo el mundo acuático estalla en colores, corales y peces fascinantes, es un arco iris vivo. Un mundo que Jacques Cousteau mostró a millones de espectadores en la TV y que ahora gracias a los avances técnicos y educativos esta al alcance de casi cualquier persona. Cada año millones de personas viajan a estas aguas tropicales del Caribe a disfrutar de la agradable temperatura de las costas de Bonaire, México o las Bahamas y los venezolanos no somos la excepción

Se dice que hay tres sitios en el mundo que inspiran reverencia por más que los hayamos visto una y otra vez en TV: El Gran Cañón, La Tierra desde el espacio exterior, y los grandes arrecifes de coral...

Los buzos no perdieron mucho tiempo en llegar a una zona arenosa a 10 mts de profundidad salpicada de corales cerebro y llena de cientos rabirubios impasibles con estos extraños visitantes. Todos están en flotabilidad neutral mientras la Divemaster cuenta a los buzos y le hace a cada uno el OK. Luego con otras señales les dice "síganme". Esto es fácil de hacer pues la visibilidad es de más de treinta metros en cualquier dirección. En menos de tres minutos estaban al borde de un acantilado submarino... Desde el borde y hasta donde puede dar la vista horizontalmente todo lo que se ve es un vacío azul. Hacia abajo, por la pared, un descenso vertical de casi 1.500 mts hasta el fondo.

Los primeros 30 metros de la pared son un collage de corales duros y blandos, donde viven interesantes criaturas: Anémonas, poliquetos, morenas, pulpos. Los diez buzos inician su descenso mientras fijan la mirada en la fabulosa pared: 15-20-25 mts. Diez minutos van de inmersión hasta llegar a la profundidad máxima a 30 mts. La pared parece no tener fin, pero por seguridad no hay que ir más abajo; en cambio, comienza el lento ascenso para ir desaturando lentamente. Además, ir mas abajo haría que el aire se agotara más rápidamente, y en estas paredes es muy fácil perder la noción de la profundidad y perder nuestro único suministro de aire (claro que podemos compartir aire con el compañero pero siempre es algo riesgoso). Así que los buzos no cometen estos errores y raras veces se quedan sin aire pues siguen estrictas normas de seguridad aprendidas en sus cursos. Como resultado, miles de inmersiones se han hecho aquí, en esta pared, sin ninguna problema...

Periódicamente, la Divemaster se voltea y cuenta cabezas. Aparte de eso esta ocupada buscando vida marina que sus clientes menos experimentados no han visto. Su trabajo es hacer la inmersión memorable, incluso excitante. A los 28 mts señala un cangrejo gigante que se asusta ante la mirada atónita de los buzos al ver un animal de casi medio metro de envergadura. La inmersión continua y a 21 mts la Divemaster señala una enorme morena verde cuya cabeza sobresale del coral. Palmeando las manos hace la señal a los buzos de "morena" que se acercan con cautela a ver los casi dos metros de largo de la criatura.

A 20 mts.  la Divemaster mira y cuenta cabezas. Uno, dos, tres,....ocho. SOLO OCHO!. Da rápidos vistazos horizontales. No hay un noveno buzo. Ella empezó con nueve.

Su nervioso conteo alerta a los otros buzos. El compañero del buzo perdido nota que su pareja – otra joven muchacha – ya no esta a su lado. Todo el mundo ve alrededor y cuenta: uno, dos, tres, cuatro....OCHO más la Divemaster. Instintivamente, todos ven hacia arriba (no se ve a nadie), luego hacia abajo. Casi veintidós metros mas abajo, ellos ven un tanque blanco en la espalda de un buzo, alejándose de ellos. Y en franco descenso!.

La Divemaster señala a los otros buzos para que continúen su ascenso y regresen a la costa. El compañero del buzo desobediente mueve su cabeza y empieza a descender, intentando rescatar a su compañera. La Divemaster hala su brazo y le niega con la cabeza. Inequívocamente, con ojos y manos, gesticula No! No!. Él debe ascender y regresar con el grupo. Él no esta entrenado para ir más profundo o intentar alguna clase de rescate.

Los ocho buzos obedecen y continúan el ascenso, mientras que la Divemaster desciende hacia el buzo que se sigue hundiendo. A 40 mts se da cuenta que no hay esperanza de alcanzarla. El buzo perdido esta ahora a casi a 60 mts y sigue bajando...

Siete minutos después emergen los otros buzos, a casi 60 mts de la orilla. "No se suponía que debían salir tan rápido y tan lejos". El guía que esperaba en tierra ve a los buzos agitar las manos frenéticamente en señal de peligro, pero no por ellos sino por el buzo perdido. El mar esta calmado y están respirando abundante aire fresco.

El guía, un instructor de buceo, se acerca nadando hacia el grupo.

- Que pasó?

- Perdimos un buzo!

- Que pasó!?

- No sabemos!

- Dónde esta Ana? (La Divemaster)

- Ella fue más profundo a tratar de agarrarla. La dejamos a 20 mts. !.

- Que pasó!?

- No sabemos. No sabemos. No sabemos!.

- Quién es el buzo?

Solamente su compañero de buceo sabia su nombre. - "Ella es Karen Pérez. Mi novia." Y comenzó a llorar y vomitar al mismo tiempo.

El instructor esta en un torbellino, como instructor debe actuar rápidamente como guía y buzo, y con limitada información de sus abrumados clientes. Primero ponerlos a ellos a salvo. Hecho esto en la orilla hizo un llamado de socorro hacia la operadora de buceo:

"Es Carlos Sucre, estoy en Karpata", dijo. "Tenemos dos buzos perdidos. Repito, dos buzos perdidos, ambos en el agua. Necesito un bote de asistencia y un equipo de rescate de inmediato. Ambos buzos pueden estar a una gran profundidad así que contacten la Cámara Hiperbárica. Necesito buzos de profundidad de inmediato. Me estoy sumergiendo ahora". Hay más dialogo en el teléfono y es claro que la ayuda va en camino.

Dos minutos después el Instructor esta bajo el agua, dirigiéndose hacia la pared. A medida que se acerca al borde ve a su Divemaster, subiendo sola. Se encuentran en el fondo arenoso. Ella toma la tabla y escribe erráticamente "Desap. a 60 mts y Cont. bajando" . El mensaje es más que suficiente.

La Divemaster debe permanecer bajo el agua por varios minutos, pero deben intercambiar equipos pues se estaba quedando casi sin aire. Con el equipo de la Divemaster, el instructor sube a superficie.

Veinte minutos después, la Divemaster emerge, al lado del bote de rescate y sube a bordo. Las marcas de tensión en su rostro enmarcan unos ojos tristes, no llenos de lagrimas sino con una mezcla de terror y rabia. No hay peor tragedia para un profesional en el mundo del buceo que perder a un buzo. Sus primeras palabras son para el compañero de la víctima: "Que pasó!?". Su tono es acusatorio.

"No lo sé!" Grita. Él también esta asustado. No es como perder unos amigos en un bosque, o en una cueva, o en un bote en el mar; en esas situaciones siempre hay una esperanza. La gente que se pierde por días, quizás semanas puede sobrevivir. La excepción por supuesto es quedarse sin aire. Ahora su novia esta perdida en el fondo del mar, del cual no hay retorno. El hecho es obvio para todas las personas a bordo del bote, en ese hermoso día soleado.

El joven no tiene explicación. Esta intimidado por la mirada furiosa de la Divemaster, por el silencio de todo el mundo acerca de él, inclusive por el silencio del mar imperturbable. Nada se interpone en sus respuestas. Balbucea algo acerca de estar viendo la morena, de no saber que su novia se estaba hundiendo, de que todo pasó muy rápido. La Divemaster se dio cuenta que sus preguntas no llegarían a ningún lado, por lo menos no ahora. Y estaba muy molesta como para interrogar a los otros buzos que ya se estaban desequipando. El instructor y los rescatistas conversan en la proa. Luego el instructor se dirige al grupo: "Tenemos un buzo perdido. Tenemos un equipo de buzos de rescate y especialistas en buceo profundo para buscarla. Lo siento pero no nos podemos mover de aquí aún. Necesitamos estar aquí algún tiempo".

Todos estaban asustados de hablar con el compañero de la víctima. Querían preguntarle si ella estaba enferma. Algún historial de convulsiones?. De asma?. Querían saber si él notó que ella a estaba hundiéndose (después de todo los compañeros de buceo DEBEN mantener contacto visual durante una inmersión). Querían preguntarle simplemente que pasó. Pero nadie preguntó.

Minutos después, los buzos de rescate estaban en la popa listos para saltar con sus tanques dobles. La Divemaster, ya que no podía volver a la misma profundidad (por lo menos no tan rápido) se quedaría en aguas menos profundas para indicarle a los rescatistas la zona de inmersión.

Los tres buzos saltaron... la Divemaster se mantuvo al borde del acantilado (a 10 mts) mientras que los rescatistas se hundieron rápidamente. Llegaron a una profundidad de 67 mts y podían ver unos treinta metros más hacia abajo; ningún tanque, ninguna forma humana se veía en lo profundo. No podían ir más abajo por riesgo a un Bend. Ellos debían ascender. Y debido a que fueron tan profundo, también debieron hacer paradas de descompresión antes de salir.

Ambos rescatistas y la Divemaster subieron al bote y se dirigieron al muelle... La búsqueda ha terminado.

 



www.scubadelivery.com

Caracas - Venezuela
Optimizado para IExplorer 800x600

 

Contacto directo:

Telf.: 0414-316.8844 

0212- 284-1253

info@scubadelivery.com
 

Teléfonos de Emergencias

 

Copyright © 2001 ScubaDelivery, C.A.  Reservados todos los derechos.


Revisión: 03 de January de 2006