Vas a Bucear?

Alquileres

Excursiones

 
El Clima  
Póliza de Seguros  

Cursos!

Cursos de buceo

La Operadora

 
Gana 50.000 Bs. !  
Otros Cursos  

Pásala bien !

Humor

Galería de Fotos

 
Cuentos "der fondo   
Hablan los Expertos  

De Compras ?

Tienda "On-Line"

Equipos Usados

 
Equipos Extraviados  
Libros y Música  

Servicios

REGÍSTRATE

Ordene Ya!

 
Foto-Revelado  
Mantenimiento  

Buscas Algo?

 

CAVERNUS CORRUGATUS

 

Mucha gente se pregunta por mi afición a las cuevas. Debo confesar que ha sido el producto de un largo entrenamiento en técnicas ocultas que solo los más osados han intentado...  pero hoy, aquí, les voy a decir como hice para vencer el miedo a las cuevas y desarrollar mejores técnicas de penetración.

Lo que decidí hacer fue entrenarme en penetraciones extensas y acostumbrarme a pequeños y oscuros lugares en una atmósfera que, mientras era adecuadamente estresante, me permitía manejar el nivel de riesgo. 

Con este fin, he conseguido tras varias resacas un buen número de cajas de whisky vacías (unas trescientas). He cortado las tapas y las he pegado unas con otras para formar un largo túnel de cartón que eventualmente iría serpenteando a través de toda mi casa; lleno de varias, restricciones, obstrucciones, ofuscaciones, inclinaciones, galerías y pasajes sin salida.

Hasta este punto, en mi primera practica,  la cueva tenia 31 cartones de largo y no pensaba que podría tener muchos problemas. Tontamente, solo use lentes y un gorro de natación con un solo cilindro de aluminio de 80 pies cúbicos y un pony para la descompresión (que rápido iba a arrepentirme de mi arrogante irrespeto al peligro de estas incluso pequeñas penetraciones). 

Me adentre, cuidadosamente unido a una línea de vida firmemente asegurada al grifo del lavaplatos en la parte superior del "circuito". Esta sección es bastante fácil de navegar usando mi técnica de "Patada con Sedimento Asistida por los Codos"  la cual, a pesar de ser cómoda durante los veinte y tantos minutos que se requiere para atravesar la primera sección, dejó algunas partes de mi traje deshilachadas.

Bien, siguiendo el oscuro circuito, llegué al pasaje largo que desciende unos 40 grados (bajando las escaleras de la casa) hacia la parte baja de mi sistema de cuevas. Al ver la inclinación, me di cuenta que la única forma de completar esta travesía era sujetar mi equipo fuertemente y dejar que la gravedad y las leyes de inercia hicieran el trabajo...

Al llegar al fondo, 3 segundos después, un rápido chequeo manual de daños físicos en las costillas, brazos y piernas revelo tan solo una tremenda cortada en la frente y un pulgar fuertemente torcido, (no estoy muy seguro de que mi plan de usar una bi-botella, aquí en el futuro, sea exitoso). Estaba sorprendido de notar que mi cilindro de descompresión se había incrustado en el piso, así que continué sin el.

Seguí alrededor de un cruce de 160 grados que mentalmente visualice como el baño de visitas. Un rápido rastreo de las paredes, piso y techo del túnel con mi linterna de promoción de Energizer no dejó dudas acerca de mi paradero. 

En esta etapa, los lentes se empañaron y no podía limpiarlos así que continué navegando por contacto hasta que el túnel se cerro considerablemente impidiéndome el paso. La idea de ir más adelante se apagaba rápidamente (así como mi linterna de bolsillo).

Entonces me di cuenta que, en este pasaje, no había espacio para dar la vuelta. Como me recriminé duramente el haber llevado mis aletas de apnea Spora Sub.

Al empezar a tratar de salir de allí, ciego, atorado, y sintiendo el peso del techo de cartón sobre mí, listo para aplastarme sin piedad, tuve una segunda y más siniestra revelación: no podía sacar la cabeza de la restricción. Algo me sujetaba firmemente desde la nuca a la barbilla, estaba completa y desesperanzadamente atrapado. "Que hubiera hecho Costeau!?" Preguntaba en silencio y supe la respuesta en un instante:

"Hubiera grabado el vídeo de mi muerte y lo hubiera vendido a Discovery Channel!!". Esto no me llevaba a nada y teniendo un solo tanque de 80 cu. El tiempo corría rápidamente.

Hale, empuje, me retorcí, me encogí, me estire, temblé, grite a patadas, hasta que, con un crujido,  la elástica de mis lentes se reventó, mi gorro de natación salió de mi cabeza y me sentí libre de nuevo, al fin liberado del amarre de boa constrictor volé hacia atrás del pasaje sin ni siquiera hacer mi parada de seguridad PADI modificada (5 respiraciones y 5 metros seguidos de 5 minutos y 5 pies) y salí a superficie, gritando, justo cuando mi suministro de aire se agotó.

Esta ha sido la ocasión en la que he estado más cerca de la muerte en toda mi vida cómo buzo técnico. Solo después pude analizar que había pasado: Cuando hice aquel fatal empujón final hacia el baño, mi cabeza debió quedar atrapada entre la parte de atrás de la poceta y la pared.

Desde entonces he puesto una rejilla a través de la entrada de "La Galería de los Condenados del Baño" y he colgado carteles de advertencia con colores llamativos, incluyendo una calavera con huesos cruzados.

Apartando el horror de este episodio, estoy resuelto a continuar mi exploración de este asombroso mundo subterráneo. Nosotros, los exploradores, somos arrastrados por algo que va más allá de nuestros temores y el mero roce con la muerte no es suficiente para desanimar nuestro deseo de ver alrededor de la próxima esquina.

 

 



www.scubadelivery.com

Caracas - Venezuela
Optimizado para IExplorer 800x600

 

Contacto directo:

Telf.: 0414-316.8844 

0212- 284-1253

info@scubadelivery.com
 

Teléfonos de Emergencias

 

Copyright © 2001 ScubaDelivery, C.A.  Reservados todos los derechos.


Revisión: 03 de January de 2006