Vas a Bucear?

Alquileres

Excursiones

 
El Clima  
Póliza de Seguros  

Cursos!

Cursos de buceo

La Operadora

 
Gana 50.000 Bs. !  
Otros Cursos  

Pásala bien !

Humor

Galería de Fotos

 
Cuentos "der fondo   
Hablan los Expertos  

De Compras ?

Tienda "On-Line"

Equipos Usados

 
Equipos Extraviados  
Libros y Música  

Servicios

REGÍSTRATE

Ordene Ya!

 
Foto-Revelado  
Mantenimiento  

Buscas Algo?

 
Reportaje Especial de ScubaDelivery

Murió la submarinista Audrey Mestre al intentar romper record mundial de apnea

Biografía

La submarinista francesa Audrey Mestre falleció el 12 de octubre  en momentos en que intentaba alcanzar una nueva marca mundial de buceo libre, en la que procuraba llegar hasta 171 metros de profundidad, mar adentro.

A pesar de que se trataba de uno de los momentos más importantes de su vida, la atleta Audrey Mestre, se observó triste y pensativa, momentos antes del intento que le costó la vida.

La buceadora francesa realizó varias pruebas con éxito, antes de sumergirse definitivamente, sin advertir nada anormal. La joven atleta había entrenado por cuatro meses para estar preparada para el evento, en que trataría de romper el récord mundial. De batir la marca, Mestre y su esposo sentarían un precedente al superar ambas categorías, tanto femenina como masculina.

Antes de hundirse en la profundidad del mar, tratando de alcanzar los 171 metros, Audrey se despidió con un beso de su esposo y entrenador Pipín Ferreras, quien estuvo a cargo de los detalles de la operación.

Previo y durante el evento estuvo lloviendo en el área. El accidente ocurrió en un lugar previamente seleccionado, a más de una milla de la playa.

Al percatarse de que transcurría un tiempo en que no subía a la superficie, dos buzos que acompañaban el grupo se lanzaron al mar y trataron en la profundidad de prestarle asistencia, utilizando un equipo de oxígeno, pero según se dijo, ya estaba desmayada.

 
La joven de apenas 28 años fue sacada en ‘‘estado crítico’’ por varios buzos que la acompañaban en la hazaña, cuando transcurrieron más de los tres minutos, en los que debió subir a la superficie, tras lanzarse a la profundidad. Su fallecimiento se confirmó posteriormente, empero, al ser sacada del agua, mostraba algunos signos vitales.


La hipótesis sostiene que el accidente se produjo cuando el equipo se le atascó, ella envuelta en pesas, sin poder darle oportunidad de subir, ni advertir el peligro, lo que habría provocado el desenlace trágico, cuando aún no había alcanzado el fondo.

Desde el momento en que se lanzó a la profundidad, en una modalidad que se conoce como ‘‘no límits’’, transcurrieron 8:41 minutos hasta que fue subida a la superficie por los buzos.

Fue llevada en una lancha rápida al dispensario médico del hotel Vivas Dominicus, donde un médico que estaba como huésped le prestó asistencia. Luego de los intentos en el dispensario del hotel, la joven fue trasladada hasta la emergencia de la clínica Canela, donde llegó sin vida.

La marca mundial actualmente es de 162 metros (531.3 pies) y fue establecida precisamente por Pipin Ferreras, su esposo y entrenador, quien la acompañaba en el lugar al momento del accidente y trató de darle los primeros auxilios. Las escenas del suceso quedaron captadas en videos y fotografía por un grupo de 16 periodistas que fueron invitados a ser testigos de la hazaña, patrocinada por la Asociación Internacional de Buceadores Libres (IAFD) y la publicación FREEDIVEPRO.

Audrey Mestre y su esposo y entrenador Pipín Ferreras, estaban acompañados de miembros de su equipo de buceadores, la mayoría de nacionalidad italiana y varios franceses; así como jueces y comunicadores con quienes habían partido desde el hotel momentos antes en varias embarcaciones.

No se pudo establecer si ella tenía posibilidades de manipular una señal, desde la profundidad para ordenar subir la polea en caso de una emergencia, como ocurrió.

A los comunicadores presentes, llamó poderosamente la atención, que, a pesar del evento tener categoría mundial y ser patrocinado por la Asociación Internacional de Buceadores Libres (IAFD) y la publicación FREEDIVEPRO, no se previó equipos médicos ni personal para una emergencia.



Según las normas generales en este tipo de eventos y en competencias similares, que ponen a prueba la capacidad física, ante cambio de presión y riesgos, no sólo se tienen equipos de oxígeno, sino unidades de rescate especializadas que incluyen equipos de resucitación cardiaca, para cuando sea necesario. Los organizadores al parecer no pensaron en lo imprevisto, dado que no había equipos médicos de emergencia, ni primeros auxilios, para un riesgo de esta naturaleza.

La buceadora, permaneció durante 8:41 minutos debajo del agua y cerca de cuarenta minutos, sin ser atendida por un médico especialista. Luego de los intentos en el dispensarios del hotel, la joven fue trasladada hasta la emergencia de la clínica Canela, donde llegó sin vida. Luego su cadáver fue trasladado a una funeraria de Santo Domingo.

 

Biografía

Dibujos realizados por Audrey MestreAudrey Mestre Ferreras, nació en el norte de Francia el 11 de agosto de 1974, en el seno de una familia de buzos. A la edad de dos años y medio ganó su primera medalla de oro en natación en una competición de 25 metros.

Comenzó a practicar buceo cuando tenía 13 años, pero no pudo obtener su licencia hasta los 16, debido a las leyes de buceo francesas.

En 1990 la familia se trasladó a México y allí ella comenzó sus estudios de biología marítima en la Universidad de La Paz.


Dibujo de Audrey M.

Sus estudios la pusieron en contacto con su futuro esposo, el cubano Francisco "Pipín" Ferreras, plusmarquista mundial en buceo libre, nacido en Matanzas (Cuba) en 1962.

En febrero de 1996, Ferreras organizó una inmersión de Buceo Libre en Cabo San Lucas, en el estado mexicano de Baja California, a unos 250 kilómetros al sur de La Paz, y Mestre no pudo resistir la tentación de viajar para conocerlo.

Mestre tuvo en esa ocasión la oportunidad de acompañar a Ferreras para fotografiarlo, filmarlo y servir en calidad de buzo de seguridad hasta una profundidad de 135 metros.

En ese trance también se involucraron la francesa y el cubano, y ese mismo año ella se mudó a Miami con él.

Con Ferreras como entrenador, Mestre se interesó más aún por el buceo libre y el 29 de mayo de 1997, sus conocimientos, esfuerzos y dedicación dieron resultado, cuando logró sumergirse a 80 metros con un trineo lastrado en aguas de la isla Gran Caimán, al sur de Cuba, para anotarse el récord de Mujeres Francesas en Buceo Libre.

Al año siguiente, batió su propio récord con un inmersión a 115 metros, que realizó acompañada por Ferreras.

El 13 de mayo de 2000 en aguas del archipiélago español de Canarias, Mestre estableció el récord mundial femenino de 125 metros, en dos minutos y tres segundos, colocándose en el quinto lugar de buceo libre, de hombres y mujeres.

Su próximo logro lo obtuvo el 19 de mayo de 2001, al descender 130 metros frente a la costa de Fort Lauderdale (Florida), al norte de Miami.

El sábado la buceadora intentó superar el récord mundial, establecido por su esposo y entrenador, quien llegó a 162 metros frente a la isla mexicana de Cozumel el 18 de enero del 2000.

En aguas de una playa dominicana cerca de La Romana, Mestre descendió con un trineo lastrado de unos 90 kilos, pero tuvo que ser sacada a la superficie a los 9 minutos y 44 segundos de sumergirse por buzos de la compañía italiana Mares que patrocinaba el evento. Los esfuerzos que se realizaron por revivirla en el trayecto de dos millas y media en lancha rápida hasta un hotel de la playa fueron nulos.
 

Subir

(Fuentes: El Nacional, Diario Listín, Miami Herald, IAFD)
 

 



www.scubadelivery.com

Caracas - Venezuela
Optimizado para IExplorer 800x600

 

Contacto directo:

Telf.: 0414-316.8844 

0212- 284-1253

info@scubadelivery.com
 

Teléfonos de Emergencias

 

Copyright © 2001 ScubaDelivery, C.A.  Reservados todos los derechos.


Revisión: 03 de Enero de 2006